Padecimientos médicos comunes

Las personas con síndrome de Down pueden presentar una serie de padecimientos médicos asociados, cuyo riesgo de aparición es más alto que en la población general. En su mayoría tienen solución si éstos son diagnosticados a tiempo y reciben tratamiento adecuado.
 
Debido a estos padecimientos frecuentes que se asocian al síndrome de Down, surgió la necesidad de crear la Guía de Salud que contiene un programa de seguimiento por edades.


Descarga aquí
la Guía de Salud
 

 
Padecimientos médicos
asociados con el síndrome de Down
  1. Existe un alto porcentaje (46% a 62%) de presentar cardiopatía congénita. Sin embargo, sólo una tercera parte requiere tratamiento quirúrgico. Las cardiopatías más frecuentes son la comunicación interventricular, la persistencia de conducto arterioso, la comunicación interauricular y el canal aurículoventricular. El 76% de los niños con síndrome de Down presentan una alteración cardiaca única, y el 26% restante presentan cardiopatías complejas con dos o más alteraciones.
    Corazón
  2. La enfermedad tiroidea es la alteración endocrinológica más frecuente en la población con síndrome de Down. Puede presentarse hipotiroidismo (congénito o adquirido) el cual de no diagnosticarse oportunamente puede incrementar la discapacidad intelectual.
    Tiroides
  3. En los niños con síndrome de Down aumenta el riesgo de padecer enfermedades hematológicas malignas, como las leucemias agudas. Estas se caracterizan por la proliferación incontrolada de células sanguíneas inmaduras en la médula ósea y sangre, infiltrando órganos como el hígado y el bazo, lo que interfiere con su función normal. Se considera que el riesgo global es veinte veces mayor que en la población general. Su detección oportuna y tratamiento adecuado se ha relacionado con una taza de curación de alrededor del 70% por lo que la leucemia es curable si recibe tratamiento específico.
    Sangre
  4. Los niños con síndrome de Down tienen menor capacidad de defensa inmunológica, es decir, de crear anticuerpos de defensa, lo que los hace susceptibles a infecciones. Entre las enfermedades más comunes: otitis, sinusitis, faringoamigdalitis y especialmente neumonías. Además hay que tomar en cuenta que ciertas características orofaciales (paladar ojival, micrognatia) condicionan alteraciones en la mecánica de la deglución, lo que favorece el acumulo de secreciones orofaríngeas, situación que es controlable y no deben confundirse con un proceso infeccioso.
    Vías respiratorias
  5. Pueden presentar displacia congénita de cadera, cadera inestable y tono muscular disminuido, lo que ocasiona luxaciones o subluxaciones. Es muy importante diagnosticar la inestabilidad atlanto-axial; algunos síntomas se pueden asociar a este padecimiento como dolor en cuello, tortícolis frecuente, cansancio o dolor en brazos.
    Músculos y esqueleto
  6. La catarata congénita se presenta con una frecuencia del 3 a 4%, requiere intervención quirúrgica antes del año de edad. Es frecuente la estenosis del conducto lagrimal, nistagmus congénito, estrabismo y problemas de la refracción como la miopía y el astigmatismo. Durante la pubertad es frecuente el queratocono, el cual suele generar disminución de la agudeza visual y glaucoma.
    Ojos y vista
  7. En el 78% de los casos se presenta disminución de la audición con una intensidad ligera a moderada (15 a 40 decibeles). Se presentan también anomalías en la estructura de los conductos auditivos, tono muscular disminuido en la faringe e infecciones frecuentes que ocasionan la acumulación de líquido en el oído medio. Es muy importante la valoración de un otorrinolaringólogo para que realice una valoración audiológica y otoscópica, que pudiera complementar con audiometría, timpanometría o impedanciometría, por lo menos una vez al año.
    Oído
  8. Se asocia a retraso en la aparición de la primera y segunda dentición, además, anomalías en el tamaño y la forma de los dientes y con la falta de aparición de algunos dientes (agenesia). Las caries sin tratamiento odontológico son también un factor importante de infecciones a nivel cardíaco, por lo cual, se recomiendan exámenes odontológicos regulares y profilaxis contra endocarditis.
    Dientes
  9. Se pueden presentar alteraciones como crisis convulsivas, síndrome de West, espasmos infantiles, alteraciones motoras, conducta hiperquinética y rasgos autistas. Se requiere de valoraciones por un neuropediatra y paidopsíquiatra.
    Sistema nervioso
  10. En el 10% de los niños podemos encontrar una piel seca y engrosada que requiere cuidados con humectantes y emolientes. En algunos casos se pueden presentar infecciones cutáneas o dermatitis atópica.
    Piel
  11. El bajo tono muscular involucra también a los músculos del intestino, por lo que el movimiento normal de los mismos se reduce de manera exponencial, así mismo, hay predisposición a alteraciones como la enfermedad de Hirschprung, atresia intestinal y páncreas anular.
    Nutrición

(55) 56 66 85 80

¿Te interesa saber más?
Nuestra videoteca, hemeroteca y biblioteca cuentan con un acervo especial
sobre síndrome de Down. ¡Haz una cita y ven a visitarnos!
Citas en la Clínica de síndrome de Down
Lunes a Viernes de 8:00 hrs a 17:30 hrs
La cita se programa vía telefónica y se recomienda traer a su hijo ya que la observación del mismo es muy importante para un diagnóstico adecuado.